Inicio Salsas Cebolla caramelizada

Cebolla caramelizada

185
0
Cebolla caramelizada

Cebolla caramelizada ¡La mas dulce de las cebollas!

Cebolla caramelizada

La cebolla caramelizada es utilizada para acompañar platos al aportar la diferencia de textura y sabores. Principalmente se sirve en tostas, acompañando carnes variadas, como aperitivo o bien como ingrediente como la tortilla de patatas con cebolla caramelizada dando un enfoque nuevo a un clásico del recetario.

La cebolla caramelizada también está muy presente en pizzas, hamburguesas, acompañando al bacon, carnes picadas como las albondigas o filetes rusos, ensaladas, ciertos pescados azules como el bacalao, decoración de platos e incluso junto con legumbres.

 

Ingredientes:

  • 2 cebollas (1 roja y 1 blanca)
  • aceite de oliva virgen extra
  • vinagre
  • sal

Preparación:

Para su preparación cortaremos las cebollas en corte juliana para posteriormente hacer un sofrito con ellas lentamente a fuego medio-alto, lo suficientemente caliente como para no quemar la cebolla, en mantequilla o aceite vegetal. Su elaboración dependiendo de la cantidad requerirá una duración cercana a 30 o 40 minutos

Lo haremos en una sartén plana ayudando a que la cebolla este en buen contacto con la superficie caliente y la mantequilla o aceite se reparta bien y actúe correctamente exudando los azucares de la cebolla lentamente.

A medida que el proceso se vaya realizando, la cebolla tornara sus colores hacia una tonalidad dorada.

Un error al realizar está receta que evitaremos siempre que nos sea posible consiste en añadir azúcar, miel u otro ingredientes que lo contengan con el fin de acelerar el proceso. Añadiendo fuentes de azúcar o elementos dulces que aporte este sabor lo que conseguiremos es ocultar los sabores y aromas reales pertenecientes a los azucares de la cebolla quedando una mezcla dulce pero muy lejos de las propiedades organolepticas de la receta clásica de la cebolla caramelizada.

Una variante de esta técnica es la cebolla brulee que se prepara cortando una cebolla en dos mitades asándolas en un horno hasta que  quedan carbonizadas. El color tostado se utiliza para dar color en caldos.

Compartir