Inicio Pastas y pizzas Ensalada de pasta Ensalada de pasta con fruta

Ensalada de pasta con fruta

30
0
Ensalada de pasta con fruta

Ensalada de pasta con fruta ¿Plato principal o postre?

Ensalada de pasta con fruta

Ingredientes:

  • Pasta a nuestro gusto para ensaladas, 100 gramos aproximados
  • Aceite de oliva
  • Vinagre
  • Sal
  • Fresas
  • Plátano
  • Nueces

En esta ocasión la ensalada de pasta con fruta puede que sea de las combinaciones menos frecuentes o más difíciles de planificar puesto que mezcla la esencia de un plato de pasta como plato principal con frutas que consideramos como un postre, además de la combinación de sabores contrastados salado de la pasta y dulces de la fruta. Aún así esta ensalada de pasta se convertirá en todo un éxito si sabemos como combinar las frutas en la proporción adecuada, algo que no es nada difícil, al igual que su preparación.

Para llegar a conseguir una ensalada de pasta con sabor vamos a elegir una combinación de frutas equilibrado como lo son el plátano y las fresas, tan distantes entre si pero unidos se equilibran el uno al otro. Los podemos encontrar formando este equilibrio en yogures, batidos y helados, por lo que no debemos preocuparnos del éxito de esta combinación.

Además junto a la pasta, plátano y fresas, vamos a añadir queso fresco o queso de burgos, que aportará una textura y sabor muy suave que hará de unión entre los demás, así como unas pocas nueces que combinan genial con el queso fresco y aportan la nota de distinción a este plato con su textura crujiente.

Para llevar esta receta a cabo, una vez más prepararemos una olla con agua suficiente junto con un poquito de sal y aceite de oliva donde herviremos la pasta elegida siguiendo los tiempos de cocción del fabricante. Empezaremos por 100 gramos aproximadamente.
Mientras se va cociendo la pasta, pelaremos un plátano y lo trocearemos en dados o rodajas en función de nuestro gusto o de la presentación que queramos darle junto con el tipo de pasta elegida. Lo mismo haremos con las fresas, una vez lavadas y limpias de hojas las cortaremos preferiblemente de la misma manera o al menos el mismo tamaño de cada porción en la que hemos preparado el plátano para no encontrarnos con una rodaja de plátano muy grande y una de fresa muy pequeña lo que posiblemente desequilibraría el sabor de ese bocado.
Una vez más haremos lo mismo con el queso fresco. Añadiremos tantas nueces como sea de nuestro agrado, un punto de partida pueden ser 3-4 nueces por plato.

Todo ello lo aliñaremos ligeramente con un poco de sal, aceite de oliva y vinagre. Este último habrá que aliñarlo con más criterio al ser un sabor muy potente siendo buena idea ir probando poco a poco hasta dar con el punto optimo.

Otras opciones que combinan muy bien con este plato pueden ser las manzanas y mandarinas o naranja.

Compartir